Entradas

Mostrando entradas de abril, 2018

Cómo construir prosperidad sin dañar a los demás

Imagen
Las sociedades modernas se caracterizan por la rapidez con la que se desenvuelven, vidas agitadas en donde la palabra estrés es tan cotidiana como la multitud de pasos que deben darse de un lado al otro para cumplir con las responsabilidades.
La vida termina por convertirse en un círculo donde todo gira alrededor del dinero, en donde prácticamente entregamos casi todas las horas del día con tal de poseerlo, algunas veces por necesidad, aunque en otras es solo por codicia.
Ciertamente el dinero permite acceder a bienes y servicios que son necesarios para dar bienestar a nuestras familias, es la vía para proporcionar alimentación y pagar la educación de nuestros hijos, lo cual representan necesidades básicas del ser humano.
También es la herramienta para tener acceso a múltiples comodidades que pueden facilitar nuestro dia a dia y a su vez mejorar la calidad de vida, tales como el hogar, un automóvil, servicios de salud y vacaciones. Pero esto no significa que el dinero pueda comprar la fe…

6 lecciones de “come, reza, ama” que te harán reflexionar sobre tu vida

Imagen
Muchas veces en la vida nos encontramos ante decisiones que son difíciles. En otras ocasiones, creemos tenerlos todo, pero en un instante todo podría derrumbarse y encontrarnos ante nosotros mismos, sin nada de aquello que nos sostenía, puede ser un golpe realmente fuerte.
Más o menos de ello trata un libro, del cual luego se hizo una película titulada: “comer, rezar y amar”, que nos llena de inspiración cada vez que la rememoramos. Tanto el libro como la película nos invitan a la introspección, y a pensar sobre la forma en la cual estamos viviendo, ya que muchas personas parecen vivir de tal manera como si viviesen cada día estando dormidos.
La autora del libro, Elizabeth Gilbert, que inspiró la película, nos hace pensar en estos hechos. No se trata de una película que sea de autoayuda, ni mucho menos tiene que ver con la religiosidad, aunque sí con la espiritualidad que cada uno de nosotros alberga.
La protagonista de esta película, Elizabeth Gilbert, tenía todo cuanto se pudiese tene…